Aún en la ciudad, nuestros hábitos afectan el mar

Aún en la ciudad, nuestros hábitos afectan el mar
Bien Común Reflexión
Por Ana Kourchenko Mendoza
 
Hoy, Día Mundial de los Océanos, es un gran momento para reflexionar sobre la importancia de nuestros mares y nuestra relación con ellos. Existe un consenso bastante generalizado sobre lo que es nocivo para los mares cuando estamos en las playas o costas; no tirar basura, no tirar colillas de cigarros; no maltratar o alimentar a los animales. Sin embargo, el impacto que tiene nuestra vida cotidiana sobre los mares es mayor de lo que pensamos. Mi rutina diaria en la ciudad -totalmente alejada de la costa- tiene un efecto profundo en los mares y esto, a su vez, impacta mi vida y mi salud.
 
Para el artículo de hoy tuve el gusto de entrevistar a una activista comprometida con su misión, una mujer talentosa y una amiga querida; Susana Argüelles es Coordinadora de Comunicaciones y Estrategias en Plastic Oceans México, organización no gubernamental cuyo propósito es promover el uso y disposición adecuada de plásticos para protección del medio ambiente a través de la educación, las colaboraciones estratégicas y la incidencia en políticas públicas.
 
A través de esta breve entrevista Susana nos ayuda a entender la importancia de nuestra relación con los océanos y la incidencia -negativa o positiva- que podemos tener en ellos.
 
Ana: Sue, gracias por aceptar hablar de este tema tan relevante para nuestros lectores. Platícanos, ¿por qué es importante cuidar el mar?
 
Susana: Esta pregunta curiosamente debería ser de lo más sencillo para contestar, sin embargo nos resulta compleja. Podríamos responderla desde la parte más objetiva y numérica, partiendo de que los océanos cubren el 75% de la superficie en nuestro planeta, y que es gracias a él que tenemos el 50% de nuestro oxígeno diario.
 
Pero creo que hoy toca profundizar un poco más en esto, porque los números no están siendo suficientes. Hoy nos toca entender el espacio y tiempo que ocupamos en este planeta, y como todo lo que yo haga, piense o diga afecta directamente a todos a mi alrededor, eso incluye al medio ambiente, a los océanos.
 
Claro que los números son importantes porque son imponentes, por eso mismo mi actuar debe ser reciproco a esto. Porque gracias a ellos hay vida. Tan sencillo como eso, gracias a ellos respiras, existes y vives. Es importante cuidarlo porque si tú remueves a los océanos pierdes cualquier posibilidad de vivir, de coexistir, y rompes un proceso simbiótico que lleva más de miles de millones de años condensándose y creando vida constante.
 
Porque si los mares han de extinguirse, ellos buscarán la forma de regresar, el ser humano tal vez no.
 
Ana: ¿Qué puede pasar con los mares si las cosas siguen como hasta ahora?
 
Susana: Si esta forma excesiva de consumo continúa, los mares simplemente van a ceder y dejar de funcionar. Con esto toda su biodiversidad muere, plantas y animales, ese 50% de oxígeno lo perdemos (y será difícil recuperarlo, ya que los bosques y selvas también están comprometidos a otros problemas) y seguramente la acidificación en los mares aumentará, los niveles de agua también, inundando y afectando a comunidades enteras. Una parte importante de nuestra cadena alimenticia se verá afectada, en especial a países de bajos recursos, que dependen de la pesca o turismo marino para substituir. Digamos que los mares siendo uno pero el hogar de muchos, mantiene la estructura de la casa, pero todo lo que proporciona esa infinita gama de colores, formas y vida, desaparece, dejando los cuartos vacíos.
 
Ana: ¿De qué formas imperceptibles me afecta directamente lo que pasa en el mar? 
 
Susana: Todo lo que yo hago desde casa (cerca o lejos del mar) afecta ese ecosistema y siempre regresa a mí de alguna forma. Entendamos primero, y mejor aún, hagamos consciente, que el medio ambiente no tiene fronteras, todo esta conectado y trabaja de forma simbiótica, donde un ecosistema da y otro recibe, pasa lo mismo con nosotros.
 
Creemos que al estar lejos de los océanos el problema de los plásticos en los mares, o de desechos de residuos tóxicos nos es ajeno, esto no es así. Existen una serie de estudios donde se comprueba que el tejido graso de las especies marinas (lo que tú y yo comemos) tiene cierto componente que es atractivo a los plásticos y de los desechos tóxicos de industrias como la ganadera. Estos tóxicos se quedan atrapados en la grasa de animales, y este llega a tu plato, infectado, listo para que tú lo comas. El plástico que tiro yo hoy en la calle, o en un bote de basura que no le corresponde, puede regresar a mí un par de días después de forma aún más invasiva.
Los niveles de mar han aumentado notablemente en lugares con costa o próximos al mar. Esto está terminando con comunidades y ciudades enteras.
Es también por esta elevación de gases de efecto invernadero que tenemos un fenómeno ya recurrente conocido como blanqueamiento del coral. Esto es sumamente tóxico, además de que los arrecifes de coral son sumamente importantes ya que sirven de barrera contra fuertes corrientes, evitando que estas lleguen a las costas y afecten a comunidades enteras.

Plastic Oceans México

Ana: ¿Cómo puedo cuidar los mares desde la ciudad? 
Susana:
  • Investigar la procedencia de medios de transporte y productos para consumo propio (ropa, comida, entretenimiento) para apoyar aquellos que sean menos dañinos al medio ambiente.
  • Rechazar los plásticos de un solo uso por completo (vasos, platos, cubiertos desechables, bolsas de plástico, popotes, etc). Estos son cualquier producto que tenga un promedio de vida de no más de 15 minutos y porque en verdad son innecesarios y los que más daño ocasionan.
  • Si he de comprar productos plásticos, asegurarme que sean desechados en y los lugares correspondientes. Localizar y hacer uso de centros de reciclaje donde se haga un adecuado proceso de separación de estos residuos.
  • Responsabilizarme de mi basura. Es mía, no del gobierno, no de mi comunidad, no de los camiones de basura en mi ciudad. Si empezamos a hacer esto desde casa, estamos dando un gran paso para que se haga a gran escala.
  • Buscar alternativas al plástico. Hoy ya existen muchas tiendas que las ofrecen productos a granel, donde venden una cantidad infinita de productos no procesados y sin empaques.
  • Informarte bien de los productos que compro, muchas veces solo porque diga producto reciclable o compostable, no significa que en verdad lo sean.
  • Comenzar una composta para mi materia orgánica y evitar usar mas bolsas de basura.
  • Procurar comprar local; respetar los tiempos de veda de algunas especies; apoyar la pesca sustentable (en casa y restaurantes).
  • Cargar siempre con termo de agua y una bolsa de tela.
  • Hacer consciencia sobre qué necesito y qué quiero, cambiar mis formas de consumo.

Ana: ¿Cómo puedo cuidar los mares cuando vaya a playas o costas?

Susana:

  • Buscar hospedajes que sus lineamientos de construcción y práctica sean amigables al medio ambiente
  • Llevar mi termo de agua, siempre.
  • Comprar local sin empaque, y si no puedo, hacerme responsable de mi basura.
  • Localizar centros de reciclaje o botes de basura correspondientes
  • Usar bloqueador natural, sin químicos, amigable al medio ambiente
  • Respetar la fauna y flora de estos ecosistemas. Si voy en tours, nunca tocar a los animales y plantas. Levanta la voz si ves a alguien haciéndolo
  • Recordar que tu eres un invitado, y así como te gustaría que respeten tu casa, tu respetar el océano.
  • Investigar de organizaciones que trabajen en la zona y apoyarlos (donativos o activismo). Perder el miedo de conocer y preguntar, está bien no saber, pero hoy ya no es aceptable no participar en la medida de lo posible.
Agradezco a Susana por su tiempo para compartir esta valiosa información con nosotros. Estoy segura que además de haber aprendido algo hoy, entendimos que tomar responsabilidad por nuestros hábitos no es tan complicado. Recordemos que cuando los datos y la información parecen complejos, abrumantes y difíciles de aterrizar; siempre podemos investigar sobre acciones concretas que podemos llevar a cabo, podemos empezar con las más sencillas y pequeñas y, sin darnos cuenta, estaremos llevando una vida con hábitos más saludables para nosotros mismos y para nuestro planeta.

ana kourchenkoTexto: Ana Kourchenko Mendoza

Instagram: @anakome
Medium: @anakourchenko

Sobre Directorio Sustentable

Espacio que promueve el consumo responsable a través de la difusión de emprendimientos sustentables y contenido de interés con la colaboración de diferentes bloggers de Latinoamérica.