Reflexiones entre bordado, tiempo y memoria femenina

Reflexiones entre bordado, tiempo y memoria femenina
Consumo Responsable Moda Reflexión

por Karen Grimmer vía Universo MOLA

El tiempo de bordado se puede contar de muchas maneras. Hay quienes consideran solo la aguja que entra y sale de la tela con un temporizador al lado. Sin embargo, el trabajo manual va mucho más allá del tiempo de ejecución de las puntadas. Aquí, veremos que reflexionar sobre el tiempo, puede llevarnos a una percepción no cuantitativa medida por la fuerza de los significados.

Además de la técnica y la cantidad de horas, todo el trabajo manual siempre lleva una historia. Esta narrativa que da sentido al objeto es lo que lleva el arte textil artesanal a las artes plásticas. En este sentido, más que el tiempo lineal de hacer, el valor humano importa: quién lo hace, por qué lo hace o cuáles son los valores simbólicos y culturales del trabajo del artista-artesano.

El tempo del reloj parece restringir el valor real de las piezas bordadas a mano. Esto no significa que se devalúen las horas y horas de ejecución, pero aún así no cuentan toda la historia. Por ende, el valor humano no se mide en números, ¿verdad? ¿Cómo se cuenta el valor de sus significados? Ignorar la historia de quienes están detrás de una pieza hecha a mano es borrar recuerdos y afectos. El poder del bordado y otras técnicas manuales es llevarnos a este lugar fuera del tiempo, en el que se recupera una tradición
ancestral, dando nuevos significados y creando nuevas formas en el momento presente. El tiempo aquí está conformado por la intensidad de las emociones de aquellos que ven o experimentan esta experiencia.

Para citar como ejemplo, en los experimentos de la marca Grimmer, las mujeres artistas del pasado, borradas de la memoria de quienes han contado nuestra Historia hasta ahora, son una referencia e inspiración para las interpretaciones visuales en forma de bordado.

En estas representaciones, las nociones de tiempo lineal se deshacen y se abren al universo de lo intemporal, lo cíclico y lo sensible, en el que la historia de la(s) mujer(es) encuentra espacio para ser contado interconectando pasado y presente. Por lo tanto, la fuerza de las historias femeninas detrás de cada bordado hecho a mano es una medida de tiempo más precisa, porque lo importante es contar el valor de sus significados.

Texto y foto: Karen Grimmer
Vía: Universo Mola

 

Sobre Directorio Sustentable

Espacio que promueve el consumo responsable a través de la difusión de emprendimientos sustentables y contenido de interés con la colaboración de diferentes bloggers de Latinoamérica.